Beninson y la fábrica de combustibles nucleares

En el marco de la serie Seminarios Beninson, el próximo miércoles 18 de julio se realizará, en el aula magna de la sede del Instituto Beninson, el coloquio “Actividades de la fábrica de combustibles nucleares. Treinta años cumpliendo con los estándares más exigentes“, a cargo del especialista  Fernando H. Reale.

Reale es Doctor en Física especializado en la disciplinas de Física, física cuántica y nanomateriales y fue responsable del área de Ingeniería de producto en CONUAR.

Desde su creación en 1982, Conuar cumple ininterrumpidamente con la provisión de combustible para las centrales nucleares de Embalse, Atucha y Atucha II. Desde 2012 fue calificado con las máximas certificaciones para convertirse en proveedor de componentes para reactores CANDU, posicionándose mundialmente como el único capaz de realizarlo, fuera de las empresas canadienses.

Para reafirmar la soberanía nacional, en los sesenta el equipo a cargo de Jorge Sabato se decidió que los elementos combustibles fueran fabricados en el país. Poco después, la Comisión Nacional de Energía Atómica construyó la planta piloto de fabricación de pastillas de UO2 y de ensamble de elementos combustibles (Centro Atómico Constituyentes) y la planta piloto de fabricación de vainas de aleación de circonio (Centro Atómico Ezeiza).

Una vez dada la necesidad de escalar las producciones a nivel industrial para alimentar las centrales nucleares, en los ochentas se construyeron las plantas CONUAR  —para la fabricación de pastillas y ensamble de elementos combustibles—  y FAE —para las vainas de Zircalloy (aleación de circonio y otros metales)—, ambas emplazadas en el CAE y de conformación accionaria mixta (CNEA-Grupo Pérez Companc). La maduración tecnológica alcanzada permitió la diversificación productiva, por lo que se incursionó en otros mercados de alto valor agregado vinculados con las industrias petroquímica y aeroespacial.

Hoy CONUAR fabrica -junto a Dioxitek, que provee el uranio calidad nuclear, y en base a desarrollos de la CNEA– las pastillas de uranio, tanto natural como levemente enriquecido, que conforma el combustible nuclear. A su vez, los componentes estructurales con los que se conforman los combustibles para los reactores nucleares y los tubos de Zircaloy son producidos por  FAE S.A. Asimismo, CONUAR desarrolla elementos combustibles que son destinados a los reactores de investigación (con uranio enriquecido hasta el 20 %) y las barras controladoras de reactividad (núcleos de cobalto). Además brinda servicios en el área nuclear de las centrales, los reactores de investigación, las celdas calientes y en instalaciones nucleares en general.

Los elementos combustibles fabricados por CONUAR satisfacen la totalidad de las necesidades de las centrales nucleares argentinas y han generado más del 8 % de la energía eléctrica producida en nuestro país en los últimos veinte años.

Junto con Nucleoeléctrica Argentina, CNEA y Dioxitek, CONUAR y FAE conforman un grupo que impulsa la industria nuclear argentina generando energía para el desarrollo nacional con proyección internacional. ­­

Conuar – FAE
Combustibles Nucleares Argentinos (CONUAR, 1981) es una empresa mixta, privada / estatal, que tiene como accionistas a Pérez Companc en un 67% y a la CNEA en un 33%. Su negocio es fabricar los elementos combustibles que les dan vida a todas las centrales nucleares del país, tanto a las que proveen energía eléctrica como a las de investigación. Por su parte la empresa FAE, Fabricación de Aleaciones Especiales, se complementa con los desarrollos hechos por la CNEA, dedicándose a la producción de los tubos de zircaloy, un elemento clave para la fabricación de combustibles. En este caso el 68% de las acciones están en manos de CONUAR y el restante 32% a la CNEA. Producen además tubos de alloy 800 y 690 para generadores de vapor nucleares, tubos de titanio para la industria aeroespacial y otras aleaciones de níquel, dúplex y circonio. Es el único productor latinoamericano de estos productos que exporta a los Estados Unidos, Canadá, España, Francia, Italia y Alemania, entre otros.

Con el fin de ampliar los límites formativos académicos y para fomentar la capacitación y el intercambio, durante el 2017 el instituto de tecnología nuclear Beninson desarrolló una serie de seminarios del que participaron sus estudiantes y docentes, además de trabajadores de CNEA, ARN y las empresas ubicadas en el Centro Atómico Ezeiza. Con el mismo fin durante 2018 el Beninson decidió ampliar la experiencia, donde quincenalmente profesionales y expertos del sector nuclear y sus industrias presentan sus temáticas en el aula magna del instituto.

Para más información visitar https://ibeninson.cnea.edu.ar