INVAP responde preguntas frecuentes sobre una nueva central nuclear – Parte II

INVAP responde preguntas frecuentes sobre una nueva central nuclear – Parte II

¿Cuál es el rol de INVAP en el proyecto?

INVAP ha sido contratada por la Subsecretaría de Energía Nuclear del Ministerio de Energía para la identificación de sitios potenciales para el emplazamiento de una central nuclear en Río Negro. INVAP ha realizado esta tarea con la asistencia de expertos internacionales en el tema.

Con respecto al futuro, una inversión de esta magnitud seguramente será una fuente importante de trabajos también para INVAP.

¿Dónde se ubicará la Central?

Todavía no está definido el sitio de ubicación de la central. Se están realizando estudios de preselección de un conjunto de lugares. La selección final requiere de un proceso de análisis para verificar que se cumplan con los requerimientos establecidos por la normativa de la actividad nuclear y los estándares internacionales.

Estas características incluyen estudios sobre:

  • Comportamiento sísmico
  • Actividad volcánica
  • Características del suelo
  • Disponibilidad de agua
  • Distancia a centros densamente poblados
  • Presencia de áreas protegidas
  • Distancia a aeropuertos
  • Distancia a otras instalaciones (industriales, militares)
  • Uso de la tierra actual y proyectado

El proceso de selección y caracterización converge en una evaluación de impacto ambiental, requerido por la legislación provincial, así como en un estudio detallado y profundo de caracterización, exigido tanto por las leyes ambientales como por la Autoridad Regulatoria Nuclear (ARN), la agencia del estado argentino encargada de regular toda actividad nuclear en el país. (http://www.arn.gov.ar/). La ley ambiental también prevé la realización de audiencias públicas con la participación de todos los grupos de interés.

¿Quién controlará la construcción y actividad de esta nueva central?

El proceso de diseño y construcción de cualquier instalación nuclear involucra la evaluación del diseño por parte de la Autoridad Regulatoria Nuclear. La ARN deberá estudiar el diseño de la central antes de emitir el permiso de construcción, certificación de que el diseño cumple con las normas de seguridad correspondientes. Luego de construida la central, solo podrá operarse una vez que la ARN le otorgue el permiso de operación, lo que podrá hacer una vez que haya verificado que la central ha sido construida de acuerdo a las normas propuestas en el diseño.

La ARN es una institución muy experimentada y que goza de prestigio internacional. Los procedimientos de la ARN son compatibles con los lineamientos acordados por los países en el seno del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), rama de las Naciones Unidas que agrupa a los países con actividad nuclear y en donde se desarrollan los estándares y guías de procedimientos utilizados en todo el mundo para la actividad.

Nucleoeléctrica Argentina estará a cargo de la supervisión de la construcción y puesta en servicio de la central, así como de la futura operación y mantenimiento de esta nueva instalación.

¿Cómo será el abastecimiento de uranio para esta central? ¿Implica la explotación minera en la Patagonia?

Así como sucede con las demás centrales nucleares que están en operación en el país, el uranio necesario para la operación de la central será importado.

El desarrollo de este proyecto no implica la reactivación de la minería de uranio: son decisiones independientes.

¿Qué experiencia tiene Argentina en la operación de centrales nucleares de potencia?

Argentina tiene amplia experiencia en la operación de centrales nucleares. La primera central nuclear, Atucha I, se puso en marcha en 1974. Argentina fue el primer país sudamericano en operar una central nuclear. Embalse inició su operación en 1984 y Atucha II en 2015.

Las centrales nucleares argentinas han sido elegidas como las de mejor performance en el mundo en varias oportunidades. Esto solamente es posible con una operación y un mantenimiento ejemplares.

¿Por qué no se construyen nuevos parques eólicos o solares en vez de nuevas centrales nucleares?

Si bien se puede hacer el ejercicio aritmético de calcular cuántos generadores eólicos o solares se necesitan para reemplazar una central nuclear de 1000 MW eléctricos, la comparación no es directa. Una central nuclear produce energía eléctrica llamada “de base”: siempre el mismo nivel de potencia independiente de las condiciones del entorno. Un conjunto de generadores eólicos solamente produce cuando hay viento, y si en ese momento no hay demanda, el exceso de energía no se puede almacenar. Y lo mismo vale para la energía solar.

Esto no quiere decir que la energía eólica o solar no sean buenas o necesarias. De hecho, nuestro país apunta a diversificar su matriz energética. Así, paralelamente a la planificación de esta central nuclear se está trabajando en el desarrollo de nuevos parques eólicos en Río Negro. Cualquier fuente de energía que no libere gases de efecto invernadero es una buena opción para reemplazar la quema de hidrocarburos.

¿Por qué decimos que la energía nuclear es una fuente de generación muy segura?

Ninguna actividad industrial se encuentra tan estrictamente regulada como la nuclear. La actividad cuenta desde sus inicios con una disciplina técnica denominada “seguridad nuclear”. En esta disciplina, los especialistas llevan adelante análisis durante la etapa de diseño para verificar que se cumplen con las condiciones impuestas por la regulación. Uno de los principios de la seguridad nuclear es el de Defensa en Profundidad, que establece que debe haber múltiples barreras, físicas y funcionales, para evitar que fallas múltiples resulten en liberación de material radioactivo al ambiente. Otro de los principios es el de “Tan Bajo Como Sea Razonablemente Alcanzable” – ALARA, su sigla en inglés – que establece requerimientos tanto para el diseño como para la ubicación de la central y el manejo de la emergencia. Más información se puede encontrar en http://www.cnea.gov.ar/Seguridad-Nuclear-Radiologica.

En estos momentos hay 447 reactores de potencia en operación. EEUU es el país con mayor número de centrales nucleares (100 reactores de potencia). Francia es el país con mayor porcentaje de energía de origen nuclear (80%).

El accidente de Fukushima, el más severo ocurrido en un reactor de diseño occidental, no llevó a ninguna muerte como consecuencia de la radiación. Está en discusión el manejo de la emergencia y la necesidad de evacuación, teniendo en cuenta los niveles de radiación y las consecuencias sobre la salud de los evacuados. Más información http://www.unscear.org/unscear/en/fukushima.html

¿Qué impactos ambientales tiene la instalación de una central nuclear?

La regulación ambiental provincial requiere que se realice una evaluación de impacto ambiental para el proyecto de la Quinta Central, por lo tanto la información sobre los impactos ambientales estará disponible para el público.

El factor que más captura la atención en materia de impacto sobre el público y el ambiente, es la presencia de material radioactivo. El material radioactivo está contenido y se establecen múltiples barreras al medio ambiente. En operación normal, el impacto de la radiación en el público (medido en dosis, unidad Sieverts Sv) es como máximo de 250 microSv por año. Vale la pena comparar esta dosis con otras dosis radioactivas:

  • Es diez veces menor que la dosis anual natural de radiación que recibimos todos, ya que la tierra es radioactiva, la comida tiene radiación, y hasta las personas emitimos radiación.
  • Es parecida a la dosis anual que recibe un viajero frecuente de avión y mucho más baja que la dosis que reciben las tripulaciones aéreas.
  • Es más de diez veces menor que la dosis que se recibe con una mamografía.
  • Es veinte veces menor que la dosis típica recibida por una tomografía computada: una tomografía equivale a la dosis máxima que recibiría el poblador más cercano a una central nuclear durante veinte años.

El impacto ambiental de una central nuclear es extremadamente bajo, como lo muestra la experiencia operativa de más de cuarenta años en los sitios de Atucha y Embalse.

¿Qué medidas se prevén ante un accidente provocado por un evento natural extraordinario como fue en Fukushima?

En nuestra provincia no hay áreas que estén expuestas a eventos extremos como el ocurrido en Fukushima. La mayor parte de la provincia tiene bajo nivel de sismicidad, y no se presentan fenómenos extremos como maremotos y huracanes. La selección del sitio donde se construirá la central deberá cumplir con toda una serie de requisitos y protocolos, nacionales e internacionales, que apuntan justamente a evitar que la misma se instale en un área geográfica proclive a fenómenos naturales que puedan atentar contra el normal funcionamiento de la central.

El manejo de situaciones accidentales deberá cumplir con los estrictos requerimientos de la Autoridad Regulatoria Nuclear.

Ver http://www.arn.gov.ar/es/la-arn-y-la-comunidad/carta-compromiso-con-el-ciud

¿Hay razones para pensar en un accidente como el de Chernobyl hoy?

No. La secuencia de eventos que desembocó en la destrucción del reactor de Chernobyl no es posible en los diseños actuales de centrales nucleares; tampoco en el propuesto para la Quinta Central nuclear.

La central de Chernobyl, que fue escenario del peor accidente de la industria nuclear en 1986, tenía un diseño conocido como RMBK que fue descartado después del evento y que presentaba una serie de características que lo diferencian de las centrales construidas en Europa, América, Japón y China. Más información http://www.unscear.org/unscear/en/chernobyl.html

Comments

comments