La mirada puesta en Angra 3

Francia, Rusia y China son los países que han mostrado mayor interés en entrar a ser socios de Brasil para la culminación de la tercera planta nuclear de Angra, que se espera entre en operaciones en cinco años, confirmó este jueves Eletronuclear.

De acuerdo con el presidente de la entidad, Leonam Guimaraes, las compañías EDF, francesa; Rosatom, rusa, y CNNC, china, son las que más interés han manifestado para participar en el proyecto.

«Hicimos una investigación de mercado que involucró 11 empresas internacionales, empresas chinas, francesas, japonesas, rusas», señaló Guimaraes en una rueda de prensa antes de resaltar que las compañías mencionadas fueron las que «demostraron mayor interés».

La tercera planta nuclear de Brasil, cuya construcción se ha extendido por más de 35 años entrará en operación en 2025 y comenzará a generar energía en el primer semestre de 2026, luego de que sean retomadas las obras a finales del próximo año, de acuerdo con un cronograma presentado por el Gobierno el mes pasado y que fue confirmado este lunes por Guimaraes.

La construcción de la planta será retomada tras definirse un modelo de participación público privado, luego de lo cual se realizará una licitación para seleccionar los socios que participarán en el proyecto, algo que debe quedar listo este año.

Así las cosas, durante 2020 se debe formalizar la sociedad -en la que Brasil tendrá el control- y hacia finales del año se iniciaría la movilización para retomar las obras de Angra 3.

Para Guimaraes, poner en marcha la nueva planta nuclear es importante, no solo por la generación de energía que aportará, sino por la estabilidad que dará al sistema eléctrico de Brasil.

«Angra 3 tiene un papel bastante importante a desempeñar en el sistema eléctrico brasileño en la medida que representa 1.400 megavatios adicionales junto con los otros 2.000 de las dos plantas, que están muy próximas a los principales centros de consumo del país contribuyendo a generar una mayor estabilidad en el sistema eléctrico nacional en esa región que es la que concentra el mayor consumo de carga», precisó.

Estudios señalan que la construcción completa de Angra 3 puede demandar más de 4.100 millones de dólares, además de los 9.900 millones de reales ya invertidos (unos 2.675 millones de dólares).

Eletrobras, que controla Eletronuclear, comenzó a mirar la posibilidad de contar con socios privados ante la falta de recursos, lo que ha hecho pensar que el Gobierno también quiere privatizar las plantas nucleares, algo que negó Guimaraes, por lo menos en el corto plazo.

«Por la Constitución, el control de la empresa tiene que permanecer en manos estatales. No existe posibilidad de alteración de eso en el corto plazo», aseguró.