Nanopartículas contra el SIDA

El CEA, Comisariado para la Energía Atómica, en colaboración con Inserm, el Instituto Nacional de Salud e Investigación Médica de Francia, desarrollaron un nuevo modelo de de vacunación contra el HIV, basado en un novedoso sistema de administración de nanopartículas lipídicas Lipidots. Este último transporta y libera la proteína viral, p24, antígeno esencial en las vacunas contra el VIH, combinado con un agente inmunoestimulador CpG. Este sistema mejora la respuesta inmune a la proteína y, por lo tanto, la efectividad de una futura vacuna con esta tecnología.

Según las estadísticas de la organización ONUSIDA, desde el descubrimiento del primer caso de VIH, hace más de 35 años, más de 78 millones de personas se infectaron con el virus y 35 millones de ellas fallecieron a causa del virus.

En 2006, un conjunto de organizaciones científicas francesas desarrolló Lipidots, nanopartículas basadas en aceite y cera. , que fabrican medicamentos inyectables que no son convencionales. Encapsulado en lipidos, logrando que el medicamento esté mas protegido y para que solamente se administre cuando llegue a la célula que se va a tratar. De esta manera, aseguran los expertos, la efectividad de la atención es mayor y los efectos secundarios son menos importantes.

Este avance mejorará la respuesta inmune contra la proteína p24 del VIH y podría ser el primer paso hacia una nueva vacuna contra el VIH, a la que se agregarían componentes adicionales del virus. Así lo establecen los resultados publicados en la revista Npj Vaccines, donde se comprueba que estos compuestos “son capaces de proteger el antígeno y el agente CpG del ambiente extracelular y proceder a su administración en células dendríticas 3, presentando antígenos y mediando las respuestas inmunitarias inducidas”.