Trinitita, hija del mal

No es un mineral, no es una roca, no es natural. Es Trinitita.

La trinitita no es un mineral, ni es una roca, ni siquiera es de origen natural. Este vidrio de color verde grisáceo, se formó como consecuencia de uno de los hechos científicos determinantes del siglo XX, cuando el 16 de julio de 1945 se realizó la primera explosión nuclear de la historia en Nuevo México, Estados Unidos.

El Proyecto Manhattan (1941) es considerado el primero de Big Science, autorizado por el presidente de Estados Unidos Franklin Roosevelt para construir la primera bomba nuclear.  El plan llegó a emplear a más de 130.000 empleados y costó cerca de U$S 2.000.000.000, dos mil millones de dólares norteamericanos (equivalentes a veinte mil millones actuales) y concluyó  con los trágicos bombardeos en las ciudades de Hiroshima y Nagasaki.

Sin embargo esas no fueron las primeras bombas, pues el 16 de Julio de 1945, a las 5:29 de la mañana, se detonó el Trinity Gadget, el primer prototipo funcional de una bomba nuclear detonado desde lo alto de una torre metálica de acero.

El proyecto, además de las bombas, dejó muchos descubrimientos como subproducto de la búsqueda alocada de la fisión con fines bélicos , como por ejemplo la espectroscopía de rayos X o el de masas y, motivo de este artículo, la trinitita.

Trinitita

El calor de la prueba fundió la arena y el polvo generados por la explosión, formando gotas de vidrio fundido enormemente radiactivas que llovieron en un radio de cientos de metros alrededor del punto de activación. La radiactividad de éstas escorias de vidrio se produjeron por haber absorbido productos de fisión y elementos formados por activación neutrónica y se formaron  fundamentalmente de cuarzo, con una pequeña cantidad de olivino y feldespato. Su nombre se lo debe al lugar exacto donde se hizo explotar la bomba, en la denominada torre de pruebas Trinity, en el Campo de Pruebas Alamogordo, en el desierto Jornada del Muerto, Nuevo México, Estados Unidos.

Curiosamente, la trinitita “tenía un bonito color verde” y muchos de sus fragmentos eran como un vidrio transparente; motivo por el cual hicieron que muchas piezas se tallaran con objeto de joyería. Sin embargo, la alta radiactividad que emitían hizo imposible su uso. Ahora, 70 años después, la trinitita ha perdido la mayor parte de su radiactividad, por lo que puede manejarse sin ningún riesgo.

La Trinitita es muy rara, puesto que la mayor parte fue enterrada con el objeto de disminuir la contaminación radiactiva y facilitar el trabajo de los científicos que estudiaron los efectos de la explosión.

El día 16 de Julio de 1945, a las 5:29 de la mañana, se produjo la primera explosión nuclear de la Historia, de 20 kilotones que formó un crater de unos 100 metros de diámetro. Tras la explosión el director científico de ese experimento, Kenneth Bainbridge proclamó: “Ahora somos todos unos auténticos hijos de puta”. Las dos siguientes bombas,Little Boy y Fat Man, le darían tristemente la razón:  asesinaron a unas 250000 personas.