LAHN – BecAr

Financiado por el programa Bec.ar del Ministerio de Educación, el Dr. Manuel Suárez Anzorena estuvo nueves meses en Alemania especializándose para avanzar en los proyectos del Laboratorio Argentino de Haces de Neutrones – LAHN.

Las Técnicas Neutrónicas constituyen una poderosa herramienta al desarrollo científico y tecnológico que convertirán a la Argentina en líder en la región, ofreciendo a toda nuestra comunidad la posibilidad de dar un gran salto cualitativo en sus capacidades experimentales.

Suarez Anzorena trabaja en la CNEA desde 2012 y se ha especializado en en el desarrollo y fabricación de un blanco de producción de neutrones (BPN) para aplicaciones médicas y nucleares. A continuación compartimos la entrevista realizada a su regreso de Alemania.

¿Dónde realizaste tu pasantía del programa BEC.AR?
Durante 9 meses, trabajé con el el grupo de Entorno de Muestra (EM) del reactor de investigación FRM II, operado por la Universidad Técnica de Munich (TUM), en la ciudad de Garching, Alemania.

¿En qué area del proyecto LAHN estás trabajando?
En el proyecto LAHN estoy como responsable del área de Entorno de Muestra. Se denomina “entorno de muestra” a todos aquellos accesorios auxiliares a un dado instrumento de dispersión de neutrones (o rayos X) que permiten controlar variables externas en un experimento, tales como: temperatura, presión, atmósferas de gases, aplicación de tensiones, campos magnéticos y vacío, entre otros.

¿Cuáles fueron tus tareas principales en Alemania?
El principal objetivo de mi estadía fue ganar experiencia en la provisión de sistemas de entorno de muestra, tales como de baja y alta temperatura, alta presión, vacío, campo magnético, gases especiales, etc. y capacitarme en el uso de equipamiento de los distintos sistemas de EM, como hornos, criostatos e imanes. Por otro lado, mi trabajo se centró también en comprender la organización del trabajo, la gestión y el servicio técnico de los distintos equipos. Por último, me centré en crear nuevos vínculos entre el LAHN y la comunidad de entorno de muestra, tanto del FRM II, como la internacional. Estos objetivos los cumplí incorporándome como un miembro más del grupo, tanto en actividades operativas de puesta a punto e instalación de equipos de EM en los
distintos instrumentos del FRM II, así como participando en tareas de diseño y construcción de nuevos equipos de EM.

¿Qué aspectos destacarías del grupo de trabajo al cual te incorporaste? ¿Qué cosas te resultaron diferentes o novedosas en cuanto a forma de trabajo?
Destaco el profesionalismo con que brindan los servicios de EM a la comunidad de usuarios. Por otro lado, destaco la innovación tecnológica de los nuevos diseños que llevan adelante. Por ejemplo, los hornos compactos y la aplicación de un conjunto láser para el horno compacto de alta temperatura. En lo que respecta a la formas de trabajo, me ha llamado la atención que no son muy distintas a las que estoy acostumbrado a manejar aquí en la CNEA. Sin embargo, destaco la importancia que le dan al registro y la presentación de la documentación técnica, desde lo más sencillo hasta lo más complejo.

¿Cambió tu percepción sobre el proyecto LAHN o sobre las tareas que vos desarrollás para el proyecto, luego de este viaje? Si así fue, ¿en qué sentido?Este viaje me dio la posibilidad de visitar por primera vez una instalación de haces de neutrones de clase mundial, por lo que, además de haber tenido la oportunidad de trabajar en ella durante 9 meses, me dio una visión y comprensión mucho más refinada de lo que proyecto LAHN significa para nuestra país y la región. Además, al no existir un grupo de EM en la Argentina, esta experiencia me enseñó a poder delinear y entender la importancia del rol que juega esta área en un laboratorio de estas características.

¿En qué aspectos crees que tu estadía puede repercutir en tus actividades dentro del Proyecto LAHN?
Por un lado, esta estadía me ha dado un vocabulario y una visión de lo que significa una instalación de haces de neutrones que me permite comprender y llegar a otro nivel de entendimiento con colegas que tienen más experiencia que yo. Por otro lado, siento que tengo mucho para aportar en las discusiones referidas a mi área o fuera de la misma. De alguna forma, al participar activamente en la vida del laboratorio, uno comprende el funcionamiento cotidiano de las instalaciones. Creo que sería muy difícil llevar a cabo un proyecto tan ambicioso como este sin haber pasado una temporada en una instalación como la del FRM II. Este tipo de experiencias repercute de manera muy significativa en la vida personal y profesional, por ende, repercutirá en el proyecto.

 

El LAHN está siendo proyectado en el espíritu de las llamadas “Grandes Instalaciones Experimentales”, es decir, como un Laboratorio abierto y provisto de un conjunto de instrumentos de última generación que permita explotar las capacidades ofrecidas por el Reactor y que provea a la comunidad científico-tecnológica, a la industria y, por supuesto, a la Comisión de Energía Atómica de herramientas de altísimo impacto para el estudio de materiales, materia condensada, piezas industriales, muestras biológicas, fármacos, y muchas otras aplicaciones.