Centro de Medicina Nuclear y Radioterapia Patagonia Austral

Alicia Kirchner en el acto por el traslado del Centro de medicina nuclear Austral.

En un acto celebrado en el Salón Blanco de Casa de Gobierno de la provincia de Santa Cruz se produjo la cesión definitiva del centro de Medicina Nuclear y Radioterapia Patagonia Austral a manos del Estado santacruceño. Por la mañana, la Gobernadora, Dra. Alicia Kirchner, y la ministra de Salud y Ambiente, Rocío García, recorrieron el Centro junto al vicepresidente de la CNEA, Alberto Lamagna y el gerente general del INVAP, Vicente Campenni, donde también estuvo presente el presidente del Consejo de Administración de la Fundación del Centro, Héctor Tejada.

El centro le permitirá ahorrar a la Provincia $15 millones anuales en gastos de traslados y atención

La gobernadora Alicia Kirchner adelantó que “este centro no sólo se volcará al tratamiento, sino a la investigación. Si articulamos todos los centros de Medicina Nuclear, vamos a tener la mejor política de estado. Todos los centros van a tener algo para dar. Necesitamos esa red, estoy segura que va a ser dado, es para beneficio de los argentinos”. A su vez la gobernadora anunció el inmediato funcionamiento que comienza con un cronograma que prevé la la apertura de algunos de los consultorios en esta semana.

Alberto Lamagna, Julian Gadano, Alicia Kirchner y la ministra Rocío García, en el acto de traspaso definitivo.

Por su parte el subsecretario de Energía Nuclear, Julián Gadano señaló que este centro es el “más completo del país”, celebró el trabajo conjunto con la Provincia y apuntó que “es un indicador de los beneficios de la tecnología nuclear aplicada a la medicina que le permitirá ahorrar a la Provincia, en base de evitar traslados de pacientes y familiares a otros centros de atención, 15 millones de pesos anuales”.

“Es un orgullo representar esto, entregando el CMN a los verdaderos dueños, que es la provincia de Santa Cruz. Nos encargaron la construcción del centro, de mas alta tecnología a escala global. Es lo más importante, tener acceso a la salud” dijo el vicepresidente del CNEA Alberto Lamagna. Mientras que la ministra Rocío García remarcó que “fue un camino largo, en el cual hubo muchísimo trabajo de muchas personas. Acá esta demostrado donde no hay color político. Esa es la verdadera dirigencia que queremos en el país”.

“El Centro de Medicina Nuclear, construido con fondos nacionales durante la presidencia de Cristina Fernández de Kirchner, en el marco del Plan Federal de Medicina Nuclear, es único en su tipo en la patagonia austral, con equipamiento de última generación y tecnología, que posibilita en Santa Cruz tratamientos para las enfermedades crónicas no transmisibles que representan la principal causa de muerte en el país”, informaron en marzo desde la cartera santacruceña, a la vez que remarcaron que aunque la firma del Convenio Marco, significa que el poder central no formará parte de la administración, de todas formas la CNEA se hará cargo de la capacitación de los profesionales que operaran los equipos. Por otra parte para que pueda comenzar a funcionar, “el Centro sí contaría con radiofármacos de la CNEA, para que los pacientes puedan recibir sus sesiones de radioterapia, hasta tanto se ponga en funcionamiento el Ciclotrón”, aseguraron entonces fuentes del sector nuclear.

Según los datos difundidos por la CNEA, en la Patagonia se diagnostican 1500 nuevos casos de cáncer por año, que en su mayoría implican el traslado por derivación a los centros de mayor complejidad ubicados en el centro del país. El centro podrá tratar ahora a los habitantes de la provincia pero también de las vecinas Tierra del Fuego y a todos los pacientes de de la región Magallánica, para puedan diagnosticarse y tratarse por enfermedades crónicas no transmisibles.

Desde la Gobernación provincial afirmaron que “lograr abrir el Centro es una conquista política en medio de una diatriba que no da treguas con la Nación” a la vez que celebraron alcanzar con su apertura “un derecho de los santacruceños que padecen enfermedades que se hacen más crueles con el desarraigo”.

El centro se concretó sobre una inversión de U$510 millones y la obra civil estuvo a cargo de la empresa Chimen Aike, que en abril del año pasado lo entregó finalizado y en garantía al INVAP.