Energía nuclear y bienes culturales

Publicación sobre el uso de técnicas nucleares no destructivas para la conservación de bienes culturales.

La preservación del patrimonio cultural es un tema clave para custodiar la historia e identidades de cada país y del mundo entero. Por eso el desarrollo de técnicas de conservación que puedan analizar esos bienes sin ningún tipo de daño son  de suma importancia, y allí se inscriben las técnicas nucleares tanto para la desinfestación como en la preservación de los artefactos del patrimonio cultural

Por esto el Organismo Internacional de Energía Atómica acaba de publicar un completo informe sobre los “Usos de radiación ionizante para la conservación del patrimonio cultural tangible” donde se destaca la aplicación de tecnología de radiación para la desinfección y restauración de objetos del patrimonio cultural y se “suman consejos para los técnicos que deseen colaborar con curadores de arte, restauradores, historiadores y arqueólogos en el uso de esta tecnología avanzada“.

En Argentina el Instituto Sabato y la CNEA son pioneros en la utilización de técnicas no destructivas para el análisis de materiales. El Sabato brinda una especialización en Ensayos no destructivos, que en 2016 fue acreditada con la categoría A por la Coneau. El posgrado, dictado por expertos en técnicas no destructivass, se cursa a través de clases teórico-prácticas en los laboratorios del Centro Atómico Constituyentes.

Contrariamente a los métodos químicos y físicos para el tratamiento y la restauración de materiales los que utilizan radiación no dejan ninguna huella ni rastro en el objeto tratado ni causa ningún daño ni, contradiciendo ciertas creencia populares, hace que el artefacto sea radiactivo.

La publicación editada por el OIEA proporciona una introducción completa de la tecnología de procesamiento de radiación para la restauración y preservación del patrimonio cultural, que incluye una visión general de las técnicas de radiación más utilizadas, los efectos que tienen en los materiales, así como la experiencia de preservación cultural mediante tecnología de radiación. en varios países, incluidos Brasil, Croacia, Francia, Rumania y Túnez.

Los expertos del OIEA entienden que la publicación podría ayudar a disipar parte del mito que rodea el uso de la tecnología de radiación en la preservación del patrimonio cultural puesto que aun hoy “muchas personas temen a la radiación, incluso quienes trabajan en el área de preservación de arte. Por eso para acercarlos a utilizar esta tecnología creemos importante tener una publicación completa y oficial con historias de éxito”.